Una terapeuta, una amiga, UN ÁNGEL

Siempre había sentido la necesidad de profundizar mi vida espiritual y emocional… pero desconocía de quien realmente pudiera ayudarme.
Una mañana en mi día a día de trabajo, diseñé una página cuyo contenido me atrapó y enamoró, fue allí donde leí y conocí por primera vez a Adriana Uribe P., fue una química inmediata, no dude en buscar una cita con ella y desde ese momento, hasta este instante siento haber tomado la mejor decisión. Al conocerla me lleno de paz interior, tranquilidad, serenidad que con su dulzura y amor la hacen un ser muy especial.
Desde entonces ha sido una transformación que ha llenado cada parte de mi… Agradezco infinitamente al universo por las señales que me envió para realizar y llevar a cabo todo este maravilloso proceso.

JESSICA